El mayor cambio en mi vida

Han pasado ya varios meses desde mi último post y se debe a lo que probablemente vaya a ser el cambio más radical en mi vida (y lo que me ha llevado a cambiar algo el concepto de mi blog).

El pasado 20 de marzo, con el comienzo de la Primavera, escribí el post sobre cómo celebrar el Equinoccio de Primavera.
Entre todos los rituales posibles, hable sobre uno que antiguamente siempre ha sido muy popular entre los paganos: hacer el amor.
Hacer el amor durante el Equinoccio de Primavera no sólo es una manera espiritual de dar la bienvenida a los nuevos frutos que van a venir, sino también de crear vida nueva. Antiguamente, era un día que se recomendaba a aquellas mujeres que deseaban tener hijos, pero todavía no lo habían logrado.

Para quien no crea en rituales antiguos, dejadme que os sirva de ejemplo. Mi ritual de Primavera a resultado en un embarazo, que si bien no nos lo esperábamos, es altamente bienvenido.

FullSizeRender

Y es así, como he pasado de alimentarme lo mejor posible por mi, a alimentarme perfectamente por alguien más.
Es así, sin más, como a partir de este Diciembre, mi vida va a dejar de ser lo que era y voy a tener que aprender a encontrar el valor y la fuerza, para que ningún pilar en mi vida se desequilibrie, mientras cumplo con mi responsabilidad de darle al mundo un ser humano que intente mejorarlo y cambiarlo para bien.

En estas pasadas 15 semanas de embarazo (técnicamente sólo 13), he leído una infinidad de libros sobre psicología, inteligencia, inteligencia emocional, creatividad y nutrición infantil. Y lo que me queda por leer. Es la mejor manera de prepararme para una aventura que va a durar el resto de mi vida y que pretendo hacer lo mejor posible.

Tener hijos es una responsabilidad. No sólo hacia esos pequeños indefensos que te necesitan para sobrevivir, sino hacia al planeta entero. Porque son los hijos que tenemos hoy, los que serán responsables de llevar el mundo mañana.
Los hijos que tenemos hoy, pueden ser mañana una bendición o una maldición para el planeta. Puedes dejar como descendencia parias, que hagan de este mundo un lugar peor, o grande personas, que hagan de esto un lugar mejor.
Yo estoy decidida a hacer lo segundo.

P.D. Y no, esto no se va a convertir en un blog que hable sólo de bebés 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s