febrero

Está a punto de acabar Febrero, el mes que llamo Febrero Verde porque lo uso para limpiarme y mejorar. En mi caso, esta vez he fracasado enormemente. Por lo menos en cuanto a alimentación y estado corporal. En cuanto a mi desarrollo mental y personal, creo que este ha sido un mes muy significativo en el que he aprendido mucho. Aunque me haya costado subir en grasa corporal y bajar en salud (algo a lo que pondré remedio de inmediato).

Creo que este mes ha sido una prueba enorme a mi paz interior. He tenido varios días muy malos y momentos en los que no he sabido cómo seguir adelante.
A mitad de mes empecé el curso online de la Universidad de Monash sobre Mindfulness que ya recomendé. Para mi este curso está siendo una mejora increíble en todo: en mi vida, en mi estado de ánimo y en mi manera de enfocar las cosas. Y aunque por ahora no han dicho nada que en el fondo no supiera, sí está sirviendo para poner en marcha actitudes que por mucho que sabes, suelen quedarse durmiendo en algún rincón trasero del subconsciente. Sigo recomendando hacer este curso, todavía se está a tiempo y es gratis (aunque se necesita saber inglés).

Otra novedad -y que me gusta pensar que viene debido a mi cambio de actitud ante todo- es una inesperada oferta de trabajo que tiene muy buena pinta.
Llevo desde finales de Octubre buscando trabajo de manera intensiva en Amsterdam, Berlín, Munich o Zurich. Lo cierto es que empezaba a entristecerme la situación. La mayoría de ofertas me parecían lo más aburrido del mundo e iba a la entrevista pensando que iba a ser una desgraciada el resto de mi vida. En las pocas ofertas que sí que estaba interesada, siempre recibía rechazos. Primordialmente, mi ser no encaja del todo en la mayoría de empresas, eso lo sé. Pero incluso aquellas que veían en mi justo el tipo de persona que les gustaría tener, no acababan convencidas. No importa lo segura que estés de ti misma. Llega un momento en el que tanto rechazo acaba afectando. Además estaba ya cansada de rellenar quince mil veces el mismo formulario y de contestar otras tantas las mismas preguntas. Pero al final, justo cuando menos lo esperaba, ahí tenía mi oferta. Me toca mudarme a Múnich, la ciudad más cara de Alemania y donde es prácticamente imposible encontrar un piso (y mucho menos pagarlo), pero el primer paso ya lo tengo. Empiezo el martes.

Tras todos los altibajos que ha traído consigo este mes, me voy a centrar en las cosas que he aprendido y me han hecho crecer:

La vida es un cambio continuo. Nunca nada permanece. Nunca hay una meta final.

impermanencia
Solemos resistirnos al cambio, cuando lo cierto es que el cambio es lo que alimenta todo. Supongo que se debe también a que los humanos tomamos consciencia del tiempo de manera lineal y eso nos hace pensar que podemos llegar a una meta concreta y entonces todo quedará así. Deseamos cosas como el trabajo de nuestros sueños, el amor de nuestra vida, una casa nueva… ¿Qué pasa cuándo lo logramos?
Imagina que tu vida es una serie de televisión. ¿La verías? ¿Te interesaría? ¿O te aburriría? Si lo miras desde esa perspectiva, verás que cuantos más cambios y más cosas pasen, más interesante sería esa serie de televisión. Nadie vería más de un capítulo de una serie en la que continuamente pasa lo mismo.
Así es con la vida. Aunque pensamos que queremos permanencia, si nunca nada cambia, si no te mueves, no estás viviendo realmente.
La manera de exprimir al máximo la vida es, no solo aceptando y abrazando la impermanencia, sino incluso buscándola. Llora, ríe, grita, baila, sufre, disfruta….inhala todas las emociones y sigue buscando el cambio. Es el cambio el que hace que la vida sea una experiencia que vale la pena vivir. Y no importa sufrir, pues también eso pasará.

Las cosas ocurren cuando deben ocurrir.

paciencia
A veces deseo algo con tantas ganas que necesito que ocurra ya mismo. O a lo mejor hay una conversación que necesito tener y entonces la quiero tener ya. Pero el hecho es que todo necesita de un tiempo de gestación para poder ocurrir y forzarlo sólo es sufrir y hacer de un momento que podría ser bueno, en un momento de experiencias negativas.
A una embarazada también le gustaría tener a su bebé en brazos cuanto antes, pero es necesario esperar 9 meses para que ese niño pueda desarrollarse por completo. Lo mismo ocurre con todas las situaciones de la vida. Forzarlas o enfadarse porque no ocurren es forzar tener un bebé pasados 4 meses, nunca saldrá completo. Es mejor aceptar que cuando tenga que ocurrir, ocurrirá. Y hasta entonces lo mejor que podemos es disfrutar lo que tenemos ahora y las muchas otras cosas que vendrán por el camino en las que ni siquiera habíamos pensado.

Mindfulness mejora la vida.

Zen stones
Como ya he mencionado, el curso de Mindfulness que estoy haciendo online me está cambiando la vida. He aprendido la aceptación, el quererme a mi misma ,a ser agradecida y a disfrutar de cualquier momento de la vida con todos mis sentidos. Aprender a disfrutar de las cosas no sólo mejora tu vida, también tu rendimiento. Ahora me resulta más fácil concentrarme en tareas y finalizarlas en vez de intentar hacer mil cosas a la vez y no hacer ninguna bien. Mindfulness significa vivir mejor y ser más feliz.

La fé mueve montañas.

tenerfe
Con ello no me refiero a la religión si no a creer en ti y en las cosas que deseas. Estas últimas semanas había perdido totalmente la esperanza de encontrar un trabajo que me fuese a gustar. Es más, empezaba a creer que a lo mejor no soy ni tan buena, ni tan lista como creía. Por perder la fé en mi misma y en lo que deseo, he pasado unas semanas con ansiedad y tristeza, lo cual ahora ha demostrado ser una total pérdida de tiempo. Al final he encontrado ese trabajo. Si hubiese creído más en mi. Si hubiese tenido fé de que las cosas al final pasan, de que sólo necesito tiempo y de que soy capaz de conseguir lo que me proponga, hubiese pasado unas semanas fantásticas. Hubiese sido feliz y hubiese usado ese tiempo libre en hacer las cosas que sé que ya no podré hacer cuando empiece a trabajar. Por no creer en mi, he sufrido inútilmente.

 

La meditación es la mejor amiga invisible.

meditacion
Junto con el curso de Mindfulness, he empezado a meditar varias veces al día. El tema de la meditación no deja de sorprenderme. Cada vez que medito no puedo evitar pensar que es una pérdida de tiempo. En el momento en el que lo haces, no incluso después de haber meditado, no notas absolutamente nada. ¿Es una patraña? ¿Una moda tonta? Sin embargo, cuando pasan unas días, me doy cuenta de que todo es mejor. Soy más positiva, llevo mejor las derrotas, me resulta fácil aceptar las cosas, no me enfado por tonterías…. Simplemente soy feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s