Los Tiempos de la Felicidad – El Pasado

El Pasado

Como dice el maestro de Kung-Fu Panda, “El ayer es historia, el mañana es un misterio y el hoy es un regalo. Por eso lo llamamos Presente.” Creo que todas hemos oído ya alguna vez que para ser feliz y disfrutar de la vida hay que vivir en el presente. Sin embargo, cuando alguien va a ver un terapeuta, se suele intentar hurgar en el pasado para descubrir qué traumas o situaciones han dado lugar a los problemas actuales ¿En qué quedamos?

Como gran creyente en la psicología positiva, estoy plenamente de acuerdo en que hay que vivir en el ahora y saber apreciarlo (para lo que el mindfulness es algo muy útil), eso es lo único que nos puede hacer felices. Pero sí es cierto que a veces somos un poco  masocas y nos gusta anclarnos en alguna emoción del pasado y ser tremendamente infelices. Con lo cual, el pasado puede tener una parte -aunque pequeña- de responsabilidad en nuestra felicidad.

 

¿Cómo  deshacer los efectos negativos del pasado para ser feliz?

La respuesta es obvia: La gente deprimida está dominada por interpretaciones tristes del pasado. Por lo cual, la clave está en convertir esas interpretaciones negativas en emociones neutras. Digo neutras, porque claramente no podemos tener pensamientos positivos hacia alguna experiencia mala o traumática. Pero sí podemos entender esa experiencia y tener un sentimiento neutro hacia ella.
El pasado es historia, nada podemos hacer por cambiarlo. Pero sí podemos cambiar nuestros sentimientos hacia esos recuerdos, al fin y al cabo somos dueñas de nuestra mente, cuerpo y bienestar. Esto es algo que tenemos que tener muy en mente.

Para dejar que el pasado no nos arruine nuestro presente y nuestro futuro hay dos pasos esenciales: la aceptación y el perdón.
Puede que algunas de las partes a veces no apetezcan, incluso que te niegues a querer hacerlas, pero eso sólo es insistir en querer quedarse en el pasado. Al pasado hay que dejarlo ir.

La aceptación

acceptane

Lo dicho, el pasado es un capítulo ya escrito con una tinta imborrable, marcado de manera infinita sobre ese camino que ya hemos andado. Luchar contra ello es como pensar que podemos vaciar el océano con la ayuda de una taza. Por eso, con el pasado, se aplica una ley similar a la de los enemigos invencibles: “Si no puedes vencerle, alíate con él”.

Al pasado hay que mirarle de frente a la cara, fríamente a los ojos, verle tal y como es de la manera más objetiva posible y aceptarlo como ese capítulo que ahí se queda. Para esto a veces es útil tomarse algo de tiempo en un sitio cómodo y tranquilo y escribir ese capítulo tal y como pasó.
No vale escribir interpretaciones tuyas (por ejemplo “él en el fondo no me quería, por eso dijo eso que me dolió tanto”), sólo los hechos objetivos.  Tampoco valen “y si…” ¿Y si yo no hubiese contestado tal? No. No contestaste tal, contestaste lo otro. Punto pelota.
Lo que sí se puede escribir, es cómo te hizo sentir tal suceso. Es como escribir el trozo de una película para un persona en concreto.

Cuando se ha escrito todo, ya sólo se trata de leer y releer hasta saberlo de memoria. Es entonces, cuando podemos mirar a ese capítulo a la cara aceptar que se quedará ahí para siempre, pero que ya ha pasado. Y como ha pasado, no tiene poder para seguir haciendo daño, ni para definirnos, ni para guiar nuestras acciones. Pasó así. De ese capítulo se puede aprender, pero no define quienes somos. Acéptalo como un capítulo de tu vida que ya no está aquí. Lo que está aquí ahora es el ahora y el ahora puede ser todo lo contrario a cualquier capítulo pasado. Porque lo bueno del ahora, es que puede ser cualquier cosa que tú decidas que sea.

El perdón

forgiveness

Tal vez la parte más difícil de todas. La que a menudo nos negamos a hacer porque no nos parece justo. Pero ¿sabes qué es mas injusto aún? Ser infeliz por algo que no puedes cambiar.
El perdón no significa que la persona que te haya hecho daño quede libre de responsabilidad. Ni que el asunto está olvidado. Ni siquiera se trata de esa otra persona. El perdón te va a ayudar a ti.

El primer paso para poder perdonar es sin duda el más duro y se trata de ponerse en la piel de esa persona que te ha hecho daño. ¿Qué pensamientos le hizo llegar a hacer eso? ¿Cómo se sentía? ¿Por qué decidió a hacerlo? ¿Cuál era su situación hasta llegar hasta ahí?
No se trata de justificar un acto, sino de entender el proceso mental y/o sentimental que he llevado a esa persona a hacerte daño. Tal vez simplemente no pensó en las consecuencias. Tal vez sea una persona tan llena de odio que no conoce otra cosa. Tal vez está dominada por su pasado y eso hace mella en sus actos.
Es duro ponerse en la piel de alguien que ha hecho daño y entender sus actos, sobre todo si ese alguien ha hecho algo con pura maldad, pero es posible.

Cuando eres capaz de entender el proceso que ha llevado a esa persona a lastimarte, somos capaces de perdonar (aunque no se lo digamos a la cara) y dejar ir.
Muy a menudo sucede que, una vez entendemos el por qué de los actos de esa persona, acaba dándonos muchísima pena. Pena porque vemos que está llena de odio o envidia y nunca podrá ser feliz. Pena porque sigue un camino que no es el correcto. Pena porque es una persona desgraciada en el fondo.

Me gusta finalizar este proceso de curar el pasado con un ejercicio de gratitud. Es fácil pensar ¿por qué voy a estar agradecida por algo malo? Pero si has sabido aceptar y perdonar, entonces es fácil ver que esto no sólo te ha hecho aprender, sino que has crecido como persona. La gratitud es una de las mayores claves de la felicidad. Agradece la lección. Agradece ser capaz de aceptar, perdonar y seguir adelante. Agradece la fuerza que hay en ti de luchar por ser feliz, sin importar lo que pase. Agradece a aquellas personas que han estado a tu lado durante esos momentos duros. Porque lo cierto es que, pase lo que pase, por muy mal que vayan las cosas, siempre hay algo que poder agradecer. Seamos lo suficientemente fuertes e inteligentes como para poder verlo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s