Granola Casero

El desayuno es la comida que más me ha costado estudiar para conseguir el desayuno perfecto.

Hay estudios que demuestran que desayunar como un Rey no es bueno, mientras que otros demuestran que una combinación de todos los nutrientes es la mejor manera de sobrellevar el día. Si a eso le añades que por las mañanas solemos ir con prisas porque toca salir a trabajar, llevar a los niños al colegio etc, el desayuno acabo siendo un completo desastre. Ya ni te cuento, si buscas la mañana perfecta queriendo integrar yoga y meditación antes de que comience todo el caos.

Uno de los alimentos que es adecuado para tomar por las mañanas es el granola casero. Y digo casero porque, a la hora de comprar algo siempre nos encontramos con el mismo problema: azúcares añadidos (y en el peor de los casos, químicos).

Afortunadamente, hacer granola es muy fácil y lo puedes acoplar a tus necesidades.
Lo único que necesitas es algo de tiempo en casa.

El ingrediente principal son los copos de espelta. Si quieres mejorarlo, mezcla espelta y avena sin gluten. La espelta es ideal para dietas de adelgazamiento. Uniendo los dos copos sin gluten, aseguras una alta dosis de fibra, aminoácidos, vitaminas y minerales.

A los copos le puedes añadir los frutos secos que más te gusten. Yo parto en trocitos una mezcla de avellanas, almendras, anacardos y nueces y lo mezclo entre los copos junto con unas pocas pasas y semillas de lino.
Esto va al gusto y depende de ti.

Mientras lo mezclo, añado unas cucharadas de canela (también al gusto) y suficiente miel como para que no se empiece a pegar. ¿Listo? Pues ahora toca esparcirlo sobre una rejilla del horno con papel de cocina.

Granola1
Así se ven la mezcla antes del horno

Ahora sólo se trata de rociar algo de miel por encima y meter la bandeja al horno a unos 110 ºC. Si tienes mucho tiempo para estar en casa, recomiendo una temperatura más baja de los 100ºC, pero todo depende de tu tiempo.

Este paso hay que repetirlo cada 10 minutos más o menos. Sacas la bandeja del horno, remueves la mezcla, le rocías un poco más de miel, la vuelves a meter.
Así tantas veces como sea necesario hasta ver que se te quedan trozos duros y pegados.

Granola3

Y ¡Ya está! El granola casero está hecho.

Se conserva perfectamente en cualquier tarro cerrado y es ideal para tomar con leche de almendras o de espelta.

Cuando le pillas el truco, siempre es divertido experimentar con diferentes sabores que le puedas añadir. Por ejemplo virutas de chocolate negro, crudo (raw), ecológico, frutas o semillas. El límite está en la imaginación.

Granola2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s